Tropic thunder, ¡una guerra muy perra!